Blogia
zonafantasia

capítulo 3:

 

-Mi señor, ¿desea algo más de comer?- preguntó educadamente un poncadur sirviente.

-No gracias, puedes irte- respondió el fresuik aburrido.

Durante la semana que el fresuik llevaba de mandato, no había ocurrido nada interesante, absolutamente nada. El fresuik esbozó una mueca divertida al observar por la ventana como dos soldados que estaban siendo ejecutados agonizaban.

-         ¿ Qué se supone que es esto?- preguntó Kandrek

-         Es Loman asado- respondió con sencillez una sacerdotisa

El príncipe, al saber lo que era, hizo un gesto de asco, pero no reprochó y siguió comiendo. Ya llevaba dos días en compañía de las sacerdotisas, y en ese tiempo no había sabido nada nuevo acerca de las extrañas relaciones que habían mantenido las sacerdotisas con su difunta princesa. Tras acabar la cena, trató de sacar el tema, pero ellas inteligentemente lo eludieron con suma facilidad. Tras estar un rato pensando y ver que no sacaba nada en claro, el príncipe se acostó en un mullido colchón de hojas. Poco a poco se durmió, sin que nada perturbara sus sueños.

 

-Os he reunido hoy aquí, para que me ayudéis en una gran labor – comenzó a decir el fresuik.

- Lo que queráis, mi señor-dijeron los gigantes lobers

-Se trata de un trabajo sencillo, que si lleváis a cabo con éxito, os veréis bien recompensados.

-¿De qué se trata?- preguntó el jefe de los lobers.

-De matar a mi mayor amenaza, al príncipe de Jazkilit ; de matar a Kandrek.

Kandrek tensó el arco, sacó una flecha de su carcaj y se dispuso a lanzarla contra un objetivo fijo; el jabalí que sería su próxima y sabrosa cena. Pero un sonido proveniente del bosque hizo que el jabalí huyera y una veintena de pájaros salieran volando de unos árboles cercanos. El príncipe maldijo su suerte y se dirigió hacia el sonido. Al llegar, vio a las sacerdotisas sumamente asustadas, y delante de ellas había un gran ejército de lobers.

-Es mi deber comunicaros la triste noticia de la muerte del príncipe-comenzó a decir el fresuik- y también comunicaros el nombramiento del nuevo rey. Yo.

Los asistentes a la reunión no observaron en los ojos del fresuik, el destello de maldad que se produjo y todos comenzaron sin saberlo, los tiempos oscuros.

        

©glencos productions

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres